De chico odiaba cuando mi madre me obligaba a usar las botas de lluvia para ir a la escuela, es que para ir a la escuela tenia que hacer 36k en bus desde Pinamar hasta Montevideo y muchas veces a mitad de camino dejaba de llover y tenia que estar todo el día con esas botas azules odiosas.
 
¿Pero por que las odiaba tanto?
 
Esa es una pregunta que aunque parezca muy estúpida, me la hago muy seguido. Cual es la razón para que hoy mas de 25 años después continué odiando utilizar botas de lluvia si las mismas son una gran herramienta para tener los pies secos...
 
Hoy en la tarde estando en mi trabajo miraba por la ventana y veía a la gente corriendo para evitar la lluvia. La ventana da para 18 de Julio, pongamos una cifra que no es real pero que sirva para el ejemplo, de 200 personas que vi, salvo algún deliveri no vi ninguna persona que estuviera usando botas de lluvia.
 
Una vez mas regresa la misma pregunta, ¿cual es la razón por la cual la gente al igual que yo nos rehusamos a utilizar botas de lluvia?
 
Hoy lo primero que se me viene a la mente es que no me gusta usar botas de lluvia mas que nada por un tema estético, y quizás cuando era chico y tenia grandes discusiones con mi vieja la razón también era estética.
 
botas mujer
 
Busque en google botas de lluvia y entre a ver que ya no son como eran antes, hoy existen botas de lluvia con muy lindos diseños, algunos hasta no parecen botas de lluvia realmente. Quizás muchas de las personas que vi pasar estaban utilizando botas de lluvia y yo ni cuenta me di.
 
Me puse a buscar en Mercado Libre y en Amazon para ver que diseños me podía encontrar y fue una gran sorpresa, hay de todo. Desde algunas que parecen zapatillas deportivas hasta algunos que parecen cualquier cosa, menos una bota de lluvia. Como en casi toda las lineas de ropa para las mujeres hay muchos mas diseños y colores. Después de 5 minutos mirando me dieron muchas ganas de comprarme un par.
 
botas lluvia 02
 
Al final creo que debería cambiar la pregunta de porque nadie usa botas de lluvia para, ¿por que todavía no me compre unas botas de lluvia?
 
El mundo del consumismo es genial, ¿no?